Inicio  |   Regístrate  |   Opinión  |   Anúnciese              
  

Patrimonio de la Humanidad
Ruta del románico de la Vall de Boí

por César Espona

El conjunto románico de la Vall de Boí está formado por la iglesias de Sant Climent y Santa María de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulàlia de Erill la Vall, Sant Feliu de Barruera, la Nativitat de Durro, Santa María de Cardet, l’Assumpció de Cóll y la ermita de Sant Quirze de Durro.

Una de sus características principales es su uniformidad de estilo arquitectónico, siendo construcciones de los siglos XI, XII y XIII, llevadas a cabo por maestros lombardos, y que se caracterizan por sus esbeltas torres-campanario, su cuidado trabajo de la piedra y su decoración exterior a base de frisos de arquitos ciegos y bandas lombardas.

Los conjuntos de pintura mural de algunas de estas iglesias se conservan en el Museu Nacional d’Art de Catalunya ( MNAC ), así como las tallas en madera.

Este conjunto románico constituye un testimonio histórico nacional del antiguo condado representando el reflejo artístico de una sociedad estructurada entorno a las jerarquías eclesiásticas y señoriales ( Obispado de Roda de Isábena y los Señores de Erill, ambos promotores de los templos ).

La concentración y el estilo evidencia también la función social que en la sociedad medieval tenían los templos, utilizando sus altas torres-campanario como elementos de comunicación y vigilancia. Merecidamente, el 30 de noviembre del año 2000, la UNESCO declaró este conjunto de iglesias románicas "Patrimonio de la Humanidad".

En esta ruta visitaremos estos 9 templos, aunque en esta misma web puede accederse a descripciones y fotografías individuales de cada uno de estos lugares.


Iglesia de Santa María de l’Assumpció de Coll
Fechada entre los siglos XII y XIII, con aportaciones góticas y posteriores, está situada en el extremo sur del pueblo. Se trata de un edificio de una sola nave con cabecera de ábside semicircular y bóveda de crucero entre el ábside y la nave. Los brazos están formados por capillas de planta cuadrada. El campanario, de 4 pisos de altura, está adosado al muro sur.

El portal está enmarcado por colunmas dobles y tres arcos de medio punto, friso ajedrezado y crismón sobre la puerta. Los capiteles están esculpidos. La decoración exterior está hecha a base de arquillos ciegos sobresaliendo del muro y rodeando todo el perímetro. Se conservan en el Museo Diocesano de Lleida tablas de un retablo y una talla de madera policrimada ( s. XVI y XVII ).


Iglesia de Santa María de Cardet
Fechada a principios del siglo XIII, fue promovida por el Manasterio de Lavaix. Se trata de un edificio de una sola nave con cabecera de ábside semicircular, con una cripta a nivel semi-subterraneo. El interior de la nave es de bóveda de arista, y la cubierta es de pizarra.

En el muro norte se añadió una capilla de planta rectangular, y en el muro sur la sacristía. El campanario es de espadaña con arcadas a dos niveles.
El portal es de arco rebajado con un pequeño porche, y la decoración exterior está hecha a base de arquillos ciegos y lesenas en el ábside. El retablo es barroco del siglo XVIII.

Se conservan en el Museo de Arte de Cataluña una cruz de madera, el frontal del altar y una viga decorada ( todas del s.XIII ).


Iglesia de Sant Feliu de Barruera
Fechada entre los siglos XI y XII, a sufrido muchas trasnformaciones. Está ubicada fuera del casco urbano, y se trata de un edificio de una nave, cuya cabecera es de ábside semicircular y su decoración exterior lleva arquillos y lesenas.

En el muro norte hay dos capillas de planta cuadrada cuya cubierta es de vuelta de cañón, y el campanario es de planta cuadrada y de cuatro pisos.
El portal es de arco dovelado de medio punto con molduras y un porche con cubierta de doble vertiente.


Iglesia de Santa María de la Nativitat de Durro
Fechada en el siglo XII, a sufrido muchas modificaciones. Ubicada en la parte baja del pueblo, es un edificio de una solo nave y ábside semicircular.
El campanario, de planta cuadrada, tiene cinco pisos de altura, con grandes aberturas de arco apuntado en los dos superiores. También son de planta cuadrada las dos capillas con cubierta de bóveda de cruceria gótica ( s.XVII ) situdas en la fachada norte, con retablos del siglo XVII. La capilla sur con retablo del siglo XVIII.

La cubierta, sobreelevada, es losas de pizarras, y la portada es un arco de medio punto con arquivoltas, colunmas y capiteles trabajados, friso ajedrezado y lápida con crismón.
En el presbiterio guarda un retablo barroco del siglo XVIII, y se conservan en museo, tallas del siglo XII-XIII, tablas de un retablo del siglo XV y un sagrario de madera del siglo XVI.


Ermita de Sant Quirze de Durro
Fechada en el siglo XII, es un pequeño templo de una sola nave y cabecera de ábside semicircular, con bóveda de cañón. El tejado es de losa de pizarra.
El campanario, hecho a base de sillería reutilizada, es una espadaña bífora.
El portal es de arco de medio punto y los interiores son de estilo barroco popular igual que el retablo, cuyo original se conserva en el Museo de Arte de Cataluña.


Iglesia de Santa Eulàlia de Erill la Vall
Fechada entre los siglos XI y XII, con posteriores modificaciones, es un edificio de una nave cubierta con vigas de madera y pizarra. La cabecera la forman tres ábsides semicirculares habiéndose restaurado el central recientemente.

El campanario, de seis plantas, es de planta cuadrada con ventanas geminadas a cuatro vientos. El portal conserva restos de pintura mural, precedido de un pórtico con cuatro arcadas sostenidas por pilares circulares.

Guarda una copia del Descendimiento de la Cruz ( de los s.XII-XIII ), cuyo original se conserva en el MNAC, y varias tallas barrocas.


Iglesia de Sant Joan de Boí
Fechada en los siglos XI y XII, ha sufrido bastantes transformaciones, y es un edificio de tres naves separdas por arcadas, siendo la cubierta de madera y pizarra. La cabecera está formada por dos absidiolos semicirculares con bóveba de cuarto de esfera y un ábside central rectangular.

El campanario, de planta cuadrada, aparece adosado en la fachada sur, presentando sus dos primeros niveles la típica decoración de influencia lombarda del resto de las iglesias del valle, siendo el último piso de factura posterior.

La portada original del templo, en la fachada norte, protegía con pórtico la pintura mural del siglo XII, cuyos restos se conservan en el MNAC.


Iglesia de Santa María de Taüll
Fechada en los siglos XI y XII, está situada en la Plaza Mayor. Siguiendo la línea de la arquitectura religiosa del valle, tiene una torre-campanario de planta cuadrada de cinco pisos con ventanas geminadas a cuatro vientos.

Fue consagrada por el obispo de Roda el 11 de diciembre de 1123 y es, junto a la de Sant Climent, la obra cumbre del románico catalán. Se compone de tres naves con sendos ábsides semicirculares rematados con las características arquerías lombardas.

Guarda la reproducción del impresionante conjunto pictórico del ábside central, cuyo original se halla en el MNAC. Se trata de una pintura mural cuya imagen central es un pantocrátor de la Virgen llamado Maiestas Mariae.


Iglesia de Sant Climent de Taüll
Fechada en los siglos XI y XII, está situada en la parte baja del pueblo. Siguiendo la línea arquitectónica del valle, tiene una torre-campanario de planta cuadrada de seis pisos con ventanales separados por frisos de diente se sierra.

Fue consagrada por el obispo de Roda el 12 de diciembre de 1123, un día después que la de Santa María. La componen de tres naves con ábsides semicirculares rematados con arcos lombardos y ventanas geminales de dos y tres arcos.

Guarda la reproducción del importantísimo conjunto de pinturas murales, de la que la más destacable es la escena del ábside central, (cuyo original se halla en el MNAC), consistente en un pantocrátor, auténtica joya del arte medieval.

Sant Climent de Taüll



Contenido y significado del mural
La composición está presidida la figura del Pantocrátor, en el interior de la mandorla o almendra mística, sentado sobre una cenefa que representa la vuelta celeste. La imagen de Cristo toma unas dimensiones sobrehumanas en comparación con el resto de componentes del fresco y bendice con la mano derecha y con la izquierda sostiene el libro de las escrituras.

Lo que más destaca son los ojos penetrantes que expresan la autoridad de un Dios dispuesto a juzgar. Además lo flanquean las letras alfa y omega, que significan el principio y el fin de todas las cosas.

El primer registro está dedicado al cielo; el segundo a la Iglesia y faltaría un tercero, que no llegó a hacerse, que simbolizaría la Tierra. La pintura del ábside es antinaturalista y el tema es única y exclusivamente religioso cumpliendo una función claramente didáctica.


Pantocrator
   
Resolución óptima 800x600  © 2000-2004, www.ribagorza.com                   Aviso legal y protección de datos   |   Contactar  _ _